Inicio » Noticias » El emulador de 3DS Citra desaparece tras el acuerdo entre Nintendo y Yuzu

El emulador de 3DS Citra desaparece tras el acuerdo entre Nintendo y Yuzu

El emulador de 3DS Citra cierra oficialmente tras la demanda de Nintendo a Yuzu.

El emulador de Nintendo 3DS Citra desaparece de Internet tras el acuerdo entre Nintendo y Yuzu.

Recientemente se confirmó una noticia impactante en el mundo de los videojuegos: Nintendo presentó una demanda contra Yuzu. Este era el mayor emulador de Nintendo Switch utilizado para reproducir juegos en PC. Y decimos «era» ya que el responsable llegó a un acuerdo con Nintendo para pagarle 2,4 millones de dólares en compensación.

La demanda ha generado mucho debate y expectativa en la comunidad de gamers y fans de la compañía japonesa. Muchos se entristecieron por no poder jugar los juegos en mayor calidad, mientras que otros opinan que es lo justo.

Sea como sea, el emulador de Nintendo 3DS Citra fue el daño colateral de esta batalla legal.

El emulador de 3DS Citra desaparece tras la demanda de Nintendo a Yuzu

No cabe dudas de que el mejor emulador de Nintendo 3DS durante años ha sido Citra. Sin embargo, este dependía en parte de Yuzu, y ahora no es más que un daño colateral de la demanda.

«Yuzeros y fans de Citra», anunció Citra en su cuenta oficial de Twitter. «Tanto Yuzu como su apoyo a Citra serán descontinuados, con efecto inmediato». Por lo tanto, a partir de ahora el emulador de 3DS Citra desaparece de las cuentas oficiales. El repositorio de Github con todo el código del software tampoco está disponible para descargar ni revisar.

Esta medida es una consecuencia del acuerdo entre Nintendo y Yuzu, en el que este último accedió a «renunciar y cesar permanentemente el uso de… cualquier otro sitio web o sistema que el defendido o sus miembros poseen o controles, directa o indirectamente, que tenga que ver con las propiedades intelectuales de Nintendo».

Esta demanda tuvo como base en la violación de derechos de autor y la infracción de propiedad intelectual. Según la compañía, Yuzu ha estado permitiendo a los usuarios jugar títulos de Nintendo Switch sin tener la licencia correspondiente. Y como consecuencia sus juegos más recientes se filtraban y descargaban millones de veces antes del lanzamiento.

Aquí está la declaración compartida por la compañía:

Yuzu y su equipo siempre han estado en contra de la piratería. Comenzamos los proyectos de buena fe, por pasión por Nintendo, sus consolas y juegos, y no teníamos intención de causar daño. Pero ahora vemos que debido a que nuestros proyectos pueden eludir las medidas de protección tecnológica de Nintendo y permitir a los usuarios jugar juegos fuera del hardware autorizado, estos dieron lugar a una piratería en masa. En particular, nos sentimos profundamente decepcionados cuando los usuarios han utilizado nuestro software para filtrar contenido de los juego antes de su lanzamiento y arruinar la experiencia de los compradores y fans legítimos.

Hemos llegado a la decisión de que no podemos seguir permitiendo que esto ocurra. La piratería nunca fue nuestra intención y creemos que la piratería de videojuegos y consolas de videojuegos debería terminar. A partir de hoy, desconectaremos nuestros repositorios de código, descontinuaremos nuestras cuentas de Patreon y servidores de Discord y, pronto, cerraremos nuestros sitios web. Esperamos que nuestras acciones sean un pequeño paso hacia el fin de la piratería de las obras de todos los creadores.

Gracias por tantos años de apoyo y por comprender nuestra decisión.

¿Los emuladores son ilegales?: La pregunta del millón

Ahora que el emulador de 3DS, Citra, desaparece oficialmente de Internet junto a Yuzu, aparece la duda de si estaban haciendo algo ilegal.

En la pasada semana presenciamos un proceso legal complejo que los creadores de Yuzu ni siquiera intentaron ganar. Probablemente sus abogados les aconsejaron llegar a un acuerdo antes de perder más dinero en un caso difícil de defender.

El problema no está en la emulación en sí. Los emuladores son aplicaciones que replican el hardware de una consola o sistema específico. Sin embargo, están programados desde cero con su propio código sin robarse el de las consolas originales. Esto hace que los emuladores sean legales, pues además tienen la función de conservar un sistema para la humanidad cuando los creadores no le dan soporte.

Lo que realmente son ilegales son las ROMs, archivos digitales obtenidos de los juegos mediante ingeniería inversa que se distribuyen por Internet. Estos solo se pueden ejecutar con un BIOS y firmware de emuladores compatibles. Y aunque hay ciertos usos que entran en la ley, distribuir una ROM es ilegal.

EL problema de Yuzu es que su plataforma servía para promover la distribución ilegal de las ROM de Nintendo. La empresa también tenía un Patreon por el cual estaba monetizando con la piratería de los juegos viejos y nuevos, como el reciente The Legend of Zelda: Tears of the Kingdom.

Esta victoria pone en duda la legalidad de otros emuladores similares cuya función es exclusivamente servir de base para piratear juegos y otros tipos de software. También ha levantado críticas a Nintendo por no ofrecer plataformas aptas para disfrutar de sus juegos y servicios en mejores condiciones de manera legal.

Logo del emulador de Nintendo Switch Yuzu que ahora cerró